Ondas de choque ¿qué son? Propiedades y beneficios

Las ondas choque se han convertido en una terapia innovadora que puede resolver complicaciones difíciles de abordar. Por ello, es importante conocer qué son y cuáles son sus beneficios, ya que pueden ser de gran utilidad ante diversas circunstancias. 

¿En qué consiste la terapia ondas choque? 

Se trata de un tipo de terapia que se administra mediante ondas acústicas, directamente en una zona del cuerpo. Deben saberse aplicar de la manera correcta, para que el efecto de las ondas proporcione beneficios y no complicaciones. 

Las ondas acústicas son altamente energéticas y llevan su efecto hacia las zonas dolorosas del cuerpo, por lo cual, están indicadas ante problemáticas relacionadas con lesiones y daños musculares o nerviosos. 

Los efectos de las ondas choque incluyen la regeneración de los tejidos dañados, ya que el tipo de energía cinética que se proporciona penetra los tejidos blandos lesionados, y con el paso de algunas sesiones, se puede reducir la inflamación y el dolor producido por diversas condiciones. 

ondas de choque

¿Qué hacen las ondas de choque? 

Las propiedades y beneficios de este tipo de terapias de ondas choque son innumerables. A continuación te contaremos algunas de las principales ventajas de utilizar este tipo de terapia de energía cinética: 

Rápida curación de lesiones y desgarros 

Uno de los beneficios de las ondas choque es que proporcionan nuevos vasos sanguíneos. Esto ocurre porque, al aplicar la terapia, la energía cinética genera micro rupturas en tejidos como los tendones, dando paso a una mayor producción de vasos sanguíneos. 

Por supuesto, una mayor producción de vasos sanguíneos es de gran utilidad para que la curación de heridas, lesiones y desgarros sea mucho más rápida; ya que se mejora la oxigenación y el riego sanguíneo. 

Tratamiento contra la inflamación 

La inflamación es un síntoma muy común cuando una persona sufre cualquier tipo de complicación deportiva. Se trata de una respuesta a las propias características de la lesión, que terminan generando una respuesta inflamatoria inmediata. 

Por medio de la terapia de ondas choque, se pueden solventar los efectos de la inflamación en la zona lesionada, ya que una inflamación persistente puede amenazar la salud de los tejidos sanos. Esto ocurre mediante la estimulación de mastocitos, que facilita la cicatrización y desinflamación. 

Beneficia las lesiones en ligamentos 

La terapia de ondas choque proporciona beneficios en las lesiones de ligamentos porque estimula la rápida producción de colágeno. Gracias a la síntesis rápida de procolágeno de los tendones o ligamentos lesionados, se pueden crear estructuras sólidas y firmes que ayuden a curar el problema.

Rompe las calcificaciones en tendones y huesos 

Los fibroblastos calcificados son más comunes de lo que parece, estos se originan a raíz de lesiones en los tendones. Se caracterizan por la formación de calcio que termina consolidándose y resultando dolorosa y poco llevadera.

Mediante la terapia de ondas choque, se puede descalcificar estas formaciones de calcio, de manera que obtienen una consistencia líquida con características similares a la de la pasta dental. Así, podrá ser expulsada por el sistema linfático con mayor rapidez. 

Mejoría del dolor 

El dolor es una de las consecuencias más complejas de cualquier lesión, y por ello, muchos doctores deciden abordarlo mediante analgésicos. Sin embargo, el consumo de analgésicos proporciona desventajas relacionadas con la adicción a estos fármacos y la posibilidad de que el cuerpo se acostumbre a ellos y, por ende, dejen de hacer efecto. 

Es por esto que la terapia de ondas choque es una alternativa innovadora y pertinente para reducir el dolor crónico. Mediante la energía cinética producida, se inhibe la sustancia ‘’P’’ y se ve mermado el dolor. 

Invierte crisis metabólicas 

La crisis metabólica es una forma de explicar un proceso que se produce en el organismo cuando una persona tiene puntos gatillo. Y es que los puntos gatillos generan productos de desecho que se originan a partir de la contractura de fibras y sarcómeros. 

No obstante, gracias a la terapia de ondas choque se puede descalcificar las producciones de calcio, que juegan un papel muy importante en las crisis metabólicas. Este es el primer paso para invertir este proceso y liberar los puntos gatillos del organismo. 

¿En qué casos se indican las ondas choque? 

Las ondas choque son una excelente alternativa a tratamientos más tradicionales para curar ciertas lesiones que, por lo general, tienen un origen deportivo. Pero esto no significa que se indique ante cualquier lesión o circunstancia. 

De forma específica, algunas de las lesiones o complicaciones ante las que se recomienda la terapia de ondas choque son las siguientes:

  • Calcificaciones.
  • Dolor de cadera, debido a desgastes degenerativos.
  • Espolones. 
  • Lesiones en el codo, especialmente, el codo de tenista.
  • Rodilla de saltador. 

La terapia de ondas choque proporciona grandes beneficios y, en efecto, puede ayudarte a mejorar tu condición física específica. Sin embargo, antes de acudir a este tipo de procedimientos, es importante haber sido valorado por un médico especialista, que pueda determinar si en tu caso puede resultar beneficioso.

¿Cómo se realiza? 

La terapia de ondas choque no es invasiva ni complicada. De hecho, el procedimiento es rápido y sencillo.

Antes de iniciar, el especialista debe palpar la zona en la que presentes el dolor, para así poder determinar cuál es el punto exacto que debe tratarse. Posteriormente, se aplicará el gel en la zona identificada y se podrá colocar el aplicador de ondas choque de la forma adecuada.

La duración de cada sesión puede oscilar entre los 15 y los 20 minutos. Además, se pueden indicar entre 3 a 5 sesiones, aunque esto dependerá de tu condición personal y de las mejoras que vayas experimentando, por lo cual, el médico irá dándote indicaciones. 

¿Cuáles son las complicaciones de las ondas choque? 

En términos generales, el tratamiento con ondas choque es bastante seguro, por lo que las probabilidades de desarrollar una complicación mayor son mínimas. De hecho, es posible que experimentes alivio luego de un par de horas de la primera sesión. 

No obstante, entre los posibles efectos secundarios de este tipo de terapia se encuentra la formación de hematomas y petequias en la zona donde se aplicaron las ondas, así como también lesiones en la piel (cuando no son aplicadas por un profesional).

Mi nombre es Mikel Ortandia y soy Licenciado en fisioterapia y entrenador fitness por la University of Oxford y la Johns Hopkins Medicine -Conóceme más -Referencias -Referencias -Referencias

Globalsaludfarma
Logo
Enable registration in settings - general