Fractura, ¿qué es? Tipos, tratamiento, síntomas e información

Las lesiones deportivas pueden generar consecuencias severas y muy dolorosas, entre las que se encuentran los desgarros musculares y las fracturas. En el caso de esta última, se trata de la rotura de un hueso, que genera síntomas muy dolorosos sobre los que te hablaremos el día de hoy. 

¿Qué es una fractura? 

Una fractura es la rotura total o parcial de algún hueso del cuerpo humano. Los síntomas de la misma se caracterizan por un dolor exagerado que hace que la detección sea prácticamente inmediata, y aunque pueden existir múltiples causas, una de las más comunes son las lesiones deportivas. 

Asimismo, una fractura se puede producir como consecuencia de un grave accidente o cualquier acción que termine generando daño en los huesos. Existen diversos tipos de fracturas, entre los que destacan los siguientes: 

fracturas

Fractura completa 

Las fracturas completas son aquellas en las que el hueso se parte por completo. Normalmente, se parte en dos piezas, aunque podría dividirse en muchas otras partes. En cualquier caso, siempre que se parte el hueso por completo, se habla de una fractura completa.  

Evidentemente, es una fractura muy dolorosa y una de las más difíciles de recuperarse, ya que se requieren meses de tratamiento y rehabilitación para volver a recuperar la movilidad total del hueso que se fracturó. 

Fractura en tallo verde 

Este tipo de fractura se caracteriza por la rotura parcial del hueso. Esto significa que, como tal, el hueso no se separa en dos partes, sino que se mantiene unido, dividiéndose solamente por un extremo del mismo. Este tipo de fractura es muy común en los más pequeños, especialmente cuando realizan entrenamientos muy pesados o con gran nivel de dificultad. 

La forma de tratar este tipo de fractura es un poco más sencilla, ya que no requiere cirugía para arreglarse. Por lo general, el médico prefiere enderezar por su cuenta el hueso y colocar una férula para brindar estabilidad y permitir la consolidación del hueso por sí mismo, con el paso del tiempo.

Fractura abierta

También llamada fractura expuesta, se trata de una de las fracturas más dolorosas y alarmantes, pues se caracteriza por el hecho de que el hueso sobresale de la piel, de manera que es visible para cualquiera. 

En otras ocasiones, la fractura abierta está acompañada de una herida muy grande que deja ver el hueso, de manera que el hueso no sobresale pero es perfectamente visible.  

Síntomas de una fractura 

El principal síntoma de una fractura es el dolor excesivo en la zona afectada. Normalmente, este dolor es tan fuerte que la persona no puede ni siquiera tocarse allí, aunque también existen otros síntomas que permiten confirmar el diagnóstico. 

Por ejemplo, es muy común que la zona afectada se vea deformada, pues cuando se parte un hueso, puede colocarse en una posición extraña o incómoda que haga que el hueso deforme la piel o, en algunos casos, la perfore y sobresalga. 

También se pueden producir hematomas o sangrados, especialmente cuando la herida está abierta, en el hueso fracturado. Esto suele producir una sensación de hormigueo que le impide a la persona mover la extremidad o la parte del cuerpo afectada y, en algunas ocasiones, genera fiebre. 

La fiebre es uno de los síntomas más alarmantes, pues es un indicador de que existe una infección que debe atenderse de forma inmediata, ya que de lo contrario la infección se puede expandir y provocar sepsis en el organismo, generando la muerte. 

¿Cómo se realiza el diagnóstico? 

Los estudios de diagnóstico de imágenes son los más importantes para poder diagnosticar una fractura. Es por ello que se requiere acudir a un médico especialista de forma inmediata, cuando se presente una fractura de cualquier tipo.

El médico encargado de este tipo de problemas médicos son los traumatólogos, que acompañan procesos de recuperación ósea, tal como las fracturas. En caso de que se requiera cirugía, también se debe contar con la valoración de un cirujano. 

Tratamiento de una fractura 

Aunque los síntomas anteriores permiten diagnosticar con rapidez una fractura, para conocer con exactitud de qué se trata, muchos doctores ordenan una radiografía donde puedan observar el hueso partido. La radiografía también es importante para conocer la posición en la que se encuentra el hueso, y así idear la mejor forma de solventar el daño. 

El tratamiento depende por completo del tipo de fractura que se haya producido. Cuando la fractura genera la división del hueso en dos o más partes, el tratamiento requiere cirugía inmediata y la inserción de un clavo de metal que sirva de soporte al hueso para que se vuelva a consolidar por sí solo. Una vez el hueso esté consolidado, el clavo se podrá retirar, por lo que implica una nueva cirugía. 

Sin embargo, cuando la fractura no es tan grave, el hueso se podrá regenerar por sí solo sin necesidad de cirugía. En estos casos, se coloca una férula durante el tiempo que se considere conveniente, según el juicio del médico especialista. 

¿Cómo se regenera el hueso por sí solo?  

Una de las preguntas más comunes relacionadas con las fracturas es cómo es posible que el hueso se regenere por sí mismo. Cuando se ha producido una fractura, el tejido óseo produce nuevas células y vasos sanguíneos, que permiten la cicatrización y la formación de nuevo tejido óseo. 

En algunas ocasiones, los médicos optan por insertar también injertos óseos, que posibilitan el proceso de cicatrización y aceleran el proceso, pues el mismo puede tardar como mínimo 5 o 6 semanas, aunque esto depende en gran medida, de la gravedad de la fractura. 

Fractura como producto de una lesión deportiva 

Una fractura como producto de una lesión deportiva se puede ocasionar cuando se presenta la fatiga deportiva, que hace que el hueso soporte un esfuerzo mayor del que realmente puede aguantar. Por ello, el mejor consejo para evitarlo es mantenerse hidratado, tener una buena alimentación y descansar la zona trabajada durante los entrenamientos como mínimo, día por medio. 

Asimismo, es importante tener en cuenta algunos factores de riesgo como la edad o las enfermedades neurodegenerativas, que hacen que los huesos sean mucho más débiles y delicados. 

MayoClinic: Primeros auxilios –Fracturas (huesos fracturados)

Mi nombre es Mikel Ortandia y soy Licenciado en fisioterapia y entrenador fitness por la University of Oxford y la Johns Hopkins Medicine -Conóceme más -Referencias -Referencias -Referencias

Globalsaludfarma
Logo
Enable registration in settings - general