Entrenamiento aeróbico o anaeróbico: Propiedades y beneficios ¿Qué es?

La práctica de actividades físicas o deportivas, son las que te ayudarán a adoptar un mejor estilo de vida que te permitan fortalecer la salud y la vitalidad de todo el cuerpo. Es por ello, que si incorporas el entrenamiento aeróbico o anaeróbico en tu rutina de ejercicios, estarás activando el metabolismo, así como el sistema inmunológico y cardiovascular, mientras trabajas las diversas áreas de la musculatura.   

¿Qué es el entrenamiento aeróbico o anaeróbico?

Cuando se incluye el entrenamiento aeróbico o anaeróbico, se debe tener claridad de lo qué se trata cada uno de estos ejercicios. Solo de esta manera, se podrán entender la relación de ambos, así como la combinación de los mismos. Por ello, en las próximas líneas te dejaremos de forma explícita, lo que se conoce que cada uno: 

  1. Entrenamiento aeróbico

Se dice, que los ejercicios aeróbicos son aquellos que permiten la ejecución de una rutina de entrenamiento de “Media” o “Alta intensidad”. Estos deben tener un tiempo de duración considerable para que la persona pueda comenzar a quemar “Hidratos de Carbono” y posteriormente la grasa que esté acumulada. De esta manera, el individuo tendrá mucha más energía y ganará un estado de salud con un cuerpo mucho más saludable. 

  1. Entrenamiento anaeróbico 

Por su parte, el entrenamiento anaeróbico se basa en prestar atención a aquellos ejercicios que permitan tonificar y fortalecer los músculos, así como las diversas áreas en donde se encuentran las articulaciones.  Así como el anterior, este tipo de rutina también pone en funcionamiento el aumento de la masa muscular y la disminución de grasa, ya que son ejercicios de “Alta intensidad”, pero que tienen menos duración. 

Entrenamiento aeróbico o anaeróbico

Propiedades y beneficios del entrenamiento aeróbico o anaeróbico

Algunos ejercicios que se definen como aeróbicos son caminar, correr, nadar, bailar, andar en bicicleta, remar, patinar, entre muchos otros más, como utilizar una máquina escaladora o elíptica. Por tanto, quienes ejecuten estas prácticas estarán contribuyendo en el fortalecimiento del sistema cardiovascular, ya que se consigue que organismos como los pulmones y el corazón se ejerciten de manera adecuada. Ciertos beneficios de este entrenamiento son:  

  • Te permitirá desarrollar un corazón mucho más fuerte, así como un proceso de respiración mucho más saludable al oxigenar el cuerpo. 
  • Puedes tener un control de la presión arterial. 
  • Permite quemar grasa saturada que se aloja en diversas áreas del cuerpo. 
  • Disminuye de manera significativa el estrés y la presión que puedan sentir las personas. 
  • Elimina de manera definitiva las toxinas inadecuadas que se mantienen en el cuerpo. 

En cambio, algunos ejemplos del entrenamiento anaeróbico, son aquellos ejercicios que se realizan con pesas, así como los abdominales, las sentadillas y muchos otros más.  Cabe destacar, que los principales beneficios de esta rutina son: 

  • La continuidad de los ejercicios te permitirán tener músculos y huesos con mucha más robustez. 
  • Para quienes tienen problemas con el desarrollo adecuado del metabolismo, podrán solucionarlo con los ejercicios anaeróbicos. 
  • Además, tendrás mucha menos grasa en el cuerpo, debido a que la rutina te ayudará a quemarla. 

Como puedes ver, muchos son los beneficios que se obtienen de cada uno de los entrenamientos. Es por ello, que los profesionales en el tema, indican la combinación de los mismos. Ya que, de esta manera se colocará en funcionamiento todas las áreas del cuerpo con rutinas intensas de corto y largo tiempo. 

Principales diferencias entre el entrenamiento aeróbico o anaeróbico

Aunque se han tomado unas líneas para describir el entrenamiento aeróbico y el anaeróbico, es posible que algunos usuarios aun sientan que no les ha quedado completamente clara, las diferencias entre unos ejercicios y otros. Para ello, procederemos a describirte las más importantes, estas son: 

  1. El ejercicio aeróbico requiere que la persona inhale una gran cantidad de oxígeno para desarrollar la práctica, mientras que el anaeróbico no necesita que se respire a profundidad. 
  2. Con la práctica de los anaeróbicos el cuerpo coloca en funcionamiento las áreas en donde se aloja la grasa y los hidratos de carbono. En el caso de los anaeróbicos, se utiliza la glucosa o fosfocreatina. 
  3. Las rutinas aeróbicas no requieren tanta intensidad, pero sí una larga duración de tiempo. En cambio los anaeróbicos trabajan de manera inversa (alta intensidad, pero poca duración). 
  4. Mientras el ejercicio aeróbico se concentra en que la persona mejore su sistema cardiovascular y la resistencia del cuerpo, el anaeróbico se centra en la masa muscular y en los huesos de la persona. 

Aunque no sean muchas las diferencias entre un ejercicio y otro, vale la pena destacarlas para entender que con cada uno de ellos se obtienen beneficios completamente diferentes. De esta manera, con la ayuda de tu entrenador podrás coordinar una rutina que vaya bien a lo que tú, tu cuerpo y tu mente necesitan. 

Recomendaciones para realizar entrenamiento aeróbico o anaeróbico 

Con toda rutina de ejercicio, es necesario que las personas tengan en cuenta una serie de recomendaciones, todo con el objetivo de qué estos puedan evitar lo más posible cualquier eventualidad o lesión. Por ello, te traemos algunas sugerencias, estas son: 

  • Si eres una persona que está comenzando con este entrenamiento, es indispensable que inicies con una rutina de ejercicios aeróbicos de baja intensidad para ir ganando resistencia. Sobre todo, en aquellos casos en que el individuo posee sobrepeso, lo esencial es lograr un estado físico adecuado.
  • Antes de cualquier entrenamiento recibes una valoración médica, que te da un indicativo de lo que puedes realizar y lo que no. 
  • Si estás en estado de embarazo, no es posible que realices actividades anaeróbicas. 
  • Sigue las indicaciones de los profesionales, para que adoptes las posturas adecuadas y no sufras ninguna lesión por malos movimientos. 
  • Realizar un calentamiento previo antes de cualquier rutina, ya que el cuerpo se encuentra frío y completamente tenso. 
  • Procura que todos los entrenamientos culminen con una serie de estiramientos que te permitan entrar en un estado de relajación. 

Finalmente, no nos queda más que sugerirte que ante cualquier molestia, dolor o malestar que presentes, suspendas el entrenamiento y consultes con un profesional de la salud. 

Mi nombre es Mikel Ortandia y soy Licenciado en fisioterapia y entrenador fitness por la University of Oxford y la Johns Hopkins Medicine -Conóceme más -Referencias -Referencias -Referencias

Globalsaludfarma
Logo
Enable registration in settings - general