Disnea: causas, diagnóstico y tratamiento

La disnea es una complicación médica que genera verdaderos inconvenientes para realizar actividades de la vida cotidiana. Se trata de un término médico que alude a la dificultad para respirar correctamente, lo cual es evidentemente muy incómodo. Por ello, el día de hoy te contaremos todo lo que debes saber con respecto a esta complicación. 

¿Qué es la disnea?  

La disnea se define sencillamente como la dificultad para respirar. Esta puede ser leve, moderada o grave pero en cualquier caso hay que prestar especial atención a los síntomas, para evitar complicaciones o consecuencias mayores que, en algunos casos, pueden derivar inclusive en la muerte. 

Las causas de la disnea son muy variadas y pueden ser temporales o circunstanciales, por lo cual, al mejorar la causa, el problema en cuestión también termina por arreglarse. No obstante, en otros casos se trata de una patología mucho más delicada que es difícil de solventar. 

disnea causas diagnostico tratamientos

¿Cuáles son los síntomas de la disnea?  

La disnea se puede presentar por episodios, específicamente luego de realizar actividades que demanden mucho esfuerzo físico. Los síntomas más comunes de esta problemática son los siguientes: 

  • Dificultad para respirar.
  • Opresión en el pecho. 
  • Sofoco.
  • Respiración rápida.
  • Tos o ronquera.
  • Taquicardia o palpitaciones en el corazón.

Por lo general, es una dificultad que se presenta con bastante frecuencia en personas asmáticas. Sin embargo, si eres una persona que solía hacer actividades físicas sin problema y has empezado a sentirte sofocado con mayor constancia, es muy importante consultar la opinión de un médico profesional. 

Actualmente, muchas personas presentan esta complicación tras haber padecido covid-19 pues la secuela de síntomas de esta enfermedad contagiosa son innumerables y presentan dificultades para desarrollarse con normalidad, tal como era antes de presentar la enfermedad. 

Causas de la disnea 

Antes de hablar de las causas de la disnea, es importante que sepas que un episodio de disnea no siempre es indicador de mala salud física. En algunas ocasiones, se presenta sencillamente como una respuesta ante diversas actividades que demandan un esfuerzo mayor al que la persona está acostumbrada. 

En esos casos, la respiración volverá a su normalidad con el pasar de los minutos, de manera que lo mejor que puedes hacer es mantener el cuerpo en reposo. Sin embargo, si se presenta con mayor frecuencia, se puede deber a alguna de las siguientes causas: 

Asma 

El asma se caracteriza por la inflamación de las vías respiratorias, de manera que el aire presenta mayor dificultad para ingresar a los pulmones. En esos casos, la disnea es una respuesta natural que puede solucionar atacando la crisis de asma con Salbutamol o algún broncodilatador previamente indicado por el médico.

Neumonía 

Aunque las causas de la neumonía son múltiples y puede tener origen en infecciones, bacterias o virus, lo cierto es que es una enfermedad que se caracteriza por la inflamación de los bronquios, de manera que la respiración se dificulta y puede derivar en la muerte. De hecho, la neumonía es una de las principales causas de muerte en el mundo. 

En estos casos, la solución es ponerse bajo control o tratamiento de forma inmediata y, lo más probable es que con el pasar de los meses los efectos de la disnea vayan disminuyendo hasta que puedas recuperar tu respiración por completo. 

Ansiedad 

La ansiedad es también una de las principales causas de la disnea a nivel mundial, en cuyo caso la solución es más bien psicológica y terapéutica. Sin embargo, esto no lo convierte en un problema de menor importancia. 

Una crisis de ansiedad puede ocasionar graves problemas para respirar, por lo cual, si estás empezando a experimentar la sensación de disnea tras sufrir de reiteradas crisis de ansiedad, visitar a un profesional de la salud mental es tu mejor alternativa. 

Intoxicación o atragantamiento 

Naturalmente, atragantarse o inhalar algún tipo de sustancia nociva para las vías respiratorias es una de las causas de disnea temporal. No obstante, es importante atender el problema prácticamente de inmediato. 

Una vez superado el episodio, es bastante probable que recuperes el ritmo habitual de respiración, aunque podrías presentar molestias en la garganta en reiteradas ocasiones. 

Anemia 

Aunque no lo parezca, la anemia es una patología muy peligrosa que provoca disnea temporal porque impide la correcta oxigenación del cerebro y el organismo. Por ende, la respiración normal se vuelve una dificultad. 

En estos casos, la mejor forma de solucionar la disnea es atacando a la causa principal, es decir, la anemia. Dependiendo del tipo de anemia en cuestión, se puede solucionar con una dieta balanceada y la ingesta de suplementos vitamínicos, aunque en otros casos deben tomarse medidas más arriesgadas que incluyen transfusiones de sangre. 

Enfermedades terminales 

En los últimos momentos de la vida, la dificultad para respirar es una realidad. Cuando una persona padece alguna enfermedad terminal como cualquier tipo de cáncer, la disnea se convierte en una realidad pues el organismo está muy debilitado como para funcionar correctamente. 

Asimismo, la disnea también se puede presentar en aquellas personas que tengan el sistema inmunológico temporalmente comprometido por tratamientos como la quimioterapia, aunque en estas ocasiones, la complicación mejorará progresivamente. 

Obstrucciones en las vías respiratorias 

El colapso de uno o ambos pulmones así como la embolia pulmonar son algunas de las causas más graves de la disnea. Cuando se presenta dificultad para respirar de forma constante y grave, es necesario acudir de forma urgente a un centro de atención hospitalaria. 

Este tipo de dificultades requieren atención inmediata que no se puede postergar y, en estos casos, la disnea es más bien un síntoma de la causa original que podría terminar salvando la vida del paciente. 

Tratamiento y pronóstico de la disnea 

El diagnostico de la disnea consiste en una serie de preguntas por parte del proveedor de salud que pueden complementarse con una placa o radiografía de tórax. En función del resultado, el tratamiento se enfocará en mejorar las causas, por lo que generalmente se prescriben broncodilatadores y esteroides. El pronóstico de la disnea es muy favorable si las causas de la misma se atacan a tiempo y se progresa satisfactoriamente. No obstante, hay casos en los que el pronóstico es inevitablemente negativo.

Mi nombre es Mikel Ortandia y soy Licenciado en fisioterapia y entrenador fitness por la University of Oxford y la Johns Hopkins Medicine -Conóceme más -Referencias -Referencias -Referencias

Globalsaludfarma
Logo
Enable registration in settings - general