Cómo prevenir las contracturas musculares

Presentar una contractura muscular es una situación muy desagradable, pues imposibilita realizar múltiples actividades cotidianas. Por ello, el día de hoy te contaremos qué son las contracturas musculares y qué puedes hacer para evitarlas. 

¿Qué son las contracturas musculares? 

Las contracturas musculares se presentan como consecuencia de la contracción de alguno de los músculos de cualquier parte del cuerpo. Comúnmente, esto es conocido como calambre y se da de forma involuntaria, caracterizándose porque el músculo se tensione, ya que las fibras del músculo se contraen. 

Las causas de las contracturas musculares son muy variadas y, aunque no lo creas, no les ocurre solamente a entrenadores deportivos. Algunas de las causas más comunes de las contracturas musculares son las siguientes: 

prevenir las contracturas musculares

Esfuerzos elevados 

Evidentemente, una de las principales causas de las contracturas musculares son los sobreesfuerzos. Estos se dan cuando una persona, que no está acostumbrada a realizar cierta actividad, la realiza sin calentamiento previo.

Esto genera que ocurra una contractura muscular y también se puede dar cuando una persona mantiene una postura incómoda durante largos períodos de tiempo. 

Temperaturas muy elevadas 

Cuando una persona se encuentra en temporadas de frío muy elevadas y no se mantiene lo suficientemente abrigada, puede sufrir de contracturas musculares frecuentes. Asimismo, esto puede ocurrir cuando se realiza actividad física o deportiva sin haber preparado el cuerpo para la diferencia de temperaturas. 

Mal funcionamiento de los músculos 

Cualquier acción que ocasione el mal funcionamiento de los músculos puede ser la causa de una contractura muscular. Algunos ejemplos son la deshidratación o, inclusive, el estrés emocional, que ocurre cuando una persona está pasando por períodos prolongados de angustia, preocupación o cansancio. 

Tipos de contracturas musculares 

En la mayoría de casos, las contracturas musculares se caracterizan por generar tensión muscular y rigidez en la zona, de manera que es difícil moverse; esto genera que la capacidad de realizar movimientos se vea reducida. Sin embargo, existen diferentes tipos de contracturas musculares, definidas de la siguiente manera:

Contracturas durante el esfuerzo 

Las contracturas musculares durante el esfuerzo se dan de forma inmediata. Por lo general, ocurren realizando actividad deportiva y se producen porque el cuerpo no puede depurar los metabolitos, generando la tensión en la zona. 

Contracturas posteriores al esfuerzo  

Este tipo de contracturas musculares ocurren cuando una persona realiza un esfuerzo muy exhaustivo y el cuerpo no está acostumbrado a ello. Por esta razón, el músculo no logra volver al estado de reposo y genera una contractura muscular, ya que se mantiene en constante tensión. 

Contracturas residuales 

En el caso de las contracturas musculares residuales, se producen cuando los músculos de la zona se contraen para proteger una zona que acaba de ser lesionada. Suele ocurrir en caso de accidentes o circunstancias similares, en las que la zona queda maltratada como consecuencia de una protección. 

Consejos para evitar las contracturas musculares 

La buena noticia es que las contracturas musculares se pueden evitar, por lo menos, en un 70% de los casos. Sin embargo, para evitarlas, es importante conocer qué puedes hacer para lograrlo. 

Siempre realiza calentamientos previos

Antes de realizar cualquier tipo de actividad o ejercicio físico, realiza calentamientos previos. Esta es la mejor forma de proteger tus músculos antes de empezar a realizar actividades deportivas.

Sin embargo, no solo es necesario realizar calentamientos previos antes de hacer ejercicio, sino que también es recomendable estirarte cuando recién te levantes. De esta manera, cuidarás tus músculos antes de salir de la cama. 

Proporciona calor a la zona de la contractura 

Si, por situaciones desafortunadas, terminas sufriendo una contractura muscular, es recomendable aplicar calor a la zona. Al aplicar calor, los músculos se relajan y se elimina la tensión, por lo cual, colocar una compresa caliente inmediatamente te ayudará. 

Hay ocasiones en las que, no obstante, la tensión de los músculos no cede aún cuando aplicas una compresa caliente. En estos casos, lo recomendable es que intercales minutos de compresas calientes con compresas frías. 

No mantengas la misma postura por largos períodos de tiempo 

Un consejo infalible para prevenir las contracturas musculares es no mantener la misma postura por largos períodos de tiempo. Esto significa que, cuando te encuentres en espacios de trabajo y debas mantenerte sentado durante largos períodos de tiempo, deberías de cambiar la postura constantemente.  

Además, puedes levantarte de tu asiento para caminar y dar algunos pasos cada 30 o 40 minutos, de manera que estires tu cuerpo y así puedas evitarlas. 

Emplea hábitos saludables 

Emplear hábitos saludables te permitirá evitar las contracturas musculares con frecuencia. Esto se debe a que los hábitos saludables te permitirán mantener tus músculos sanos y fuertes, por lo tanto, con menores posibilidades de lesionarse. 

Entre los hábitos saludables se encuentran, evidentemente, mantener una buena hidratación. La hidratación adecuada le brinda elasticidad y estabilidad a las fibras musculares, de manera que las contracturas musculares serán menos frecuentes.

También es recomendable que tengas una buena alimentación, lo cual incluye el consumo de frutas y verduras, especialmente ricos en fibras. 

Mantén una rutina de sueño 

Descansar las horas suficientes cada noche es una excelente herramienta para la regeneración muscular, por lo cual, te permitirá evitar las contracturas musculares. 

También debes saber que las situaciones emocionales complicadas pueden hacerte una persona más propensa a sufrir contracturas musculares. Quizás no lo sepas pero, la relación entre tus emociones y tu organismo es innegable, por lo cual, muchas de las cosas que manifiesta tu cuerpo tienen relación en lo patológico. 

¿Qué hacer en caso de una contractura muscular?

Si, aún cuando sigues cada uno de estos consejos, presentas una contractura muscular, es importante saber qué puedes hacer para evitar que se prolongue. Además de aplicar compresas calientes, también puede resultar conveniente realizar un masaje en la zona tensionada. 

En caso de que el dolor persista, puede ser recomendable aplicar un analgésico local que permita que la zona descontractúe rápidamente.  De cualquier manera, debes saber que una contractura muscular es más común de lo que parece y existen muchas formas de evitarlas, para lo cual, es importante mantener un estilo de vida saludable. 

Mi nombre es Mikel Ortandia y soy Licenciado en fisioterapia y entrenador fitness por la University of Oxford y la Johns Hopkins Medicine -Conóceme más -Referencias -Referencias -Referencias

Globalsaludfarma
Logo
Enable registration in settings - general