Beneficios y riesgos de la rueda abdominal

El trabajo y fortalecimiento de los abdominales es una de las zonas que te proporciona los mejores resultados estéticos y es por ello que los abdominales se pueden trabajar desde diferentes enfoques, entre los que se encuentra la rueda abdominal, sobre la cual te contaremos todo lo que debes saber. 

¿Qué es la rueda abdominal? 

Se trata de una pequeña rueda fabricada en diversos materiales. La misma está atravesada por una barra que brinda dos soportes para poder sujetarla con las manos. Por medio de este accesorio, puedes realizar diversos ejercicios que tienen como principal finalidad trabajar la zona abdominal y, en algunos casos, también los brazos. 

En la actualidad, existen diferentes tipos de ruedas abdominales. La principal diferencia entre ellas es el tamaño de la rueda, así como también existen algunos modelos que incorporan dos ruedas en lugar de una. 

rueda abdominal

¿Cuáles son los beneficios de la rueda abdominal?  

La realidad es que trabajar con la rueda abdominal te proporcionará múltiples beneficios, pues las posibilidades de ejercicios con este accesorio son innumerables. Algunos de los principales beneficios radican en los siguientes puntos: 

Trabajarás mucho más que los abdominales 

Si bien es cierto que lo más importante de realizar ejercicios con la rueda abdominal son los beneficios que obtendrás en esta zona, al aplicar su uso trabajas alrededor de 20 músculos, entre los cuales destacan los siguientes: 

  • Glúteos.
  • Dorsal ancho.
  • Tríceps.
  • Recto femoral.
  • Oblicuos. 

Por esta razón, los ejercicios con la rueda abdominal son algunos de los ejercicios más completos que puedes incluir en cualquier rutina de entrenamiento, bien sea en casa o en un gimnasio. Lo único que necesitas es contar con este accesorio. 

Mejorará tu postura corporal 

Probablemente se trate de uno de los mejores beneficios de la rueda abdominal. Para realizar ejercicios con esta herramienta, se requiere tener una buena postura corporal, de manera que tras terminar las rutinas de entrenamiento, tendrás claro cuál es la postura adecuada. 

Por supuesto, tener una excelente postura corporal te permitirá sentirte mucho más descansado y cómodo a lo largo de tus actividades diarias. 

Fortalecerá tu espalda 

La mayoría de los ejercicios que involucran el uso de la rueda abdominal te permitirán trabajar la zona de tu espalda, fortaleciéndote para la ejecución de otro tipo de ejercicios. Esto es una gran ventaja, porque te hará menos propenso a desarrollar lesiones en la espalda. 

Las lesiones en esta zona del cuerpo son muy dolorosas e incapacitantes, por lo cual, mientras mayores posibilidades existan de evitarlas, mejor. Esto te permitirá entrenar con mayor confianza y seguridad de que tu espalda y lumbares se encuentran protegidas. 

Aumento de fuerza 

Realizar ejercicios que impliquen el movimiento de esta herramienta te permitirá desarrollar capacidad físicas básicas como la fuerza. Por supuesto, esto es un excelente beneficio que se extrapola a otro tipo de ejercicios, ya que tendrás mayor resistencia para realizar otro tipo de entrenamientos. 

Además, la rueda abdominal te permite fortalecer el core, que es el responsable de la estabilidad de la columna vertebral y los músculos relacionados con la espalda baja. Todo esto te permitirá evitar dolores en la zona baja del cuerpo, así como también la distensión del abdomen y los músculos involucrados.

Mejorará movilidad y flexibilidad 

Los ejercicios con rueda abdominal implican mayor fuerza, flexibilidad y movilidad que los abdominales tradicionales. Por ello, trabajarás prácticamente todas las capacidades relacionadas con el desarrollo adecuado de todo tu organismo. 

Riesgos de la rueda abdominal 

La realidad es que la rueda abdominal es una herramienta muy segura que presenta un porcentaje mínimo de riesgos, siempre y cuando se utilice de la forma adecuada y bajo la supervisión de un entrenador profesional, por lo menos cuando eres principiante en el uso de este recurso. 

No utilizarla bien te hace mucho más propenso a desarrollar lesiones en la espalda, que pueden impedirte entrenar durante un largo tiempo. Por este motivo, es muy importante asegurarte de usar la rueda abdominal de la forma correcta. 

Errores comunes al usar la rueda abdominal 

Uno de los principales motivos por los cuales la rueda abdominal puede resultar riesgosa es porque se cometen errores al utilizarla. Entre los errores más comunes al usar la rueda abdominal, destacan los siguientes:

Doblar las piernas 

Para que puedas observar los resultados de la rueda abdominal, debes realizar los ejercicios con las piernas rectas. Sin embargo, muchas personas cometen el error de doblar las piernas, bien sea porque no saben cómo hacerlo o porque el cuerpo no aguanta la posición.

Si tu caso es el segundo, lo más recomendable es que realices los ejercicios de rodillas, pues el trabajo es el mismo y obtendrás grandes resultados sin tener una mala postura.  

Mantener la fuerza en los hombros 

Ciertamente, para utilizar la rueda abdominal se requiere tener una cantidad mínima de fuerza que te permita aguantar las posturas y movimientos. Al principio, parece fácil ejercer esta fuerza con los hombros, sin embargo, es incorrecto y no será duradero pues, conforme pasa el tiempo, será mucho más difícil de mantener.

Hacer demasiado amplio el movimiento 

Los movimientos que se ejecutan con la rueda abdominal deben ser cortos y controlados. Cuando se realiza el movimiento con una distancia demasiado amplia, no solo no verás los beneficios del trabajo, sino que también podrás generar consecuencias en tu espalda y lumbares. 

No fijar la cabeza 

La cabeza es una de las zonas que más se debe proteger al utilizar la rueda abdominal pues, no fijar la cabeza puede ocasionar daños en las cervicales. Por esta razón, lo más recomendable es mantener la cabeza recta y pegar la barbilla. 

¿Cómo empezar a usar la rueda abdominal?  

Si eres principiante, utilizar la rueda abdominal no será una tarea sencilla, por lo cual, debes iniciar de a poco. Lo más recomendable es empezar con pequeñas series, mientras vas aumentando tus capacidades. 

Una vez desarrolles mayor resistencia, debes seguir realizando los ejercicios de forma pausada y controlada, aún cuando tengas una mayor capacidad para realizar un número mayor de series y repeticiones. 

Mi nombre es Mikel Ortandia y soy Licenciado en fisioterapia y entrenador fitness por la University of Oxford y la Johns Hopkins Medicine -Conóceme más -Referencias -Referencias -Referencias

Globalsaludfarma
Logo
Enable registration in settings - general